Loading...

viernes, 6 de marzo de 2009

Muchas personas sienten vergüenza ante la idea de compartir su intimidad con un grupo de desconocidos. Podría elaborar una larga lista de argumentos en contra que he recibido de los pacientes, sin embargo, ninguno de los que finalmente  participaron en el grupo, se arrepiente.
El mayor beneficio de la terapia de grupo, según mi experiencia, es el compartir vivencias con gente que esta en la misma situación y a partir de eso, derivamos en mas beneficios como el ampliar el circulo social, sentirse comprendido desde la experiencia, recibir consejos prácticos, disminuir miedos, inseguridades, etc.
Es normal sentirnos incómodos ante un grupo de desconocidos, también es normal sentirnos expectantes ante cosas que no conocemos, que son nuevas para nosotros y sobretodo si son amenazantes. En este caso, el grupo es percibido como una amenaza a la intimidad. Sin embargo considero que el grupo es la mejor forma de compartir experiencias y aprender de las inseguridades de los demás y los recursos que han puesto en marcha para afrontarlo. 
Es importante destacar el trabajo del profesional, quien tiene que realizar una selección cuidadosa de los participantes, elaborar un plan en función de los temas a tocar y plantear las reglas del grupo. 
La experiencia me ha demostrado que mucho del éxito de la terapia grupal, depende de la correcta selección de los participantes, estructuración de los temas, planteamiento de reglas, respeto mutuo y confidencialidad.